Cómo usar ChatGPT para crear contenidos en tu negocio

Por Moisés G. Hernández

Sobre el ChatGPT mucho se ha hablado al momento de sentarme a escribir este artículo.

Desde su aparición en escena en noviembre de 2022, esta maravilla de la inteligencia artificial generativa ha significado una revolución en el ámbito de la creación de contenidos.

Pero, más allá del alboroto y las manidas “entrevistas” hechas al chatbot por medios de comunicación, te preguntarás cómo rayos puedes aplicarlo a tu negocio, especialmente si este es pequeño.

Ejem, ¡has llegado al lugar correcto!

En este artículo, te daré algunas ideas que he recopilado a partir de mi propia experiencia.

¿Qué es el ChatGPT?

Es muy probable que no sepas qué es esta cosa cuyo nombre recuerda a personajes robóticos de la Guerra de las Galaxias (o Star Wars, como le llaman ahora).

OpenIA, la compañía que creó el ChatGPT, lo define como un “modelo de lenguaje entrenado para producir texto”. ¿Qué significa esto? Que esta tecnología ha sido programada por humanos y alimentada con una inmensa base de datos (generada por humanos), lo cual permite que las respuestas de este chatbot sean tan naturales como las de una persona.

¿Es la primera aplicación de generación de textos que ha salido al mercado? No. Ya existían varias con la capacidad de redactar copies y artículos.

La gran novedad de esta herramienta es que prácticamente tiene una respuesta para todo. Puedes preguntarle cualquier cosa. Pero, ojo, esto no significa que sea precisa e infalible.

Tiene dos versiones: una gratuita y otra de pago.

La gratuita no tiene la capacidad de navegar en Internet y la información que maneja está actualizada hasta enero de 2022. No hace falta tener una cuenta para usarlo, pero la ventaja de tenerla es que puedes almacenar tus conversaciones.

La versión premium se llama ChatGPT Plus, que cuesta 20 dólares al mes y usa GPT-4, un modelo de lenguaje superior al de la versión gratuita. ChatGPT Plus sí tiene conexión a Internet, a través de plugins. Además te permite crear tus propios asistentes GPT, da acceso a herramientas como DALL-E (para la creación de imágenes) y facilita el análisis avanzado de datos.   

¿Cómo puede ayudarte en tu negocio?

Producir contenidos no es sencillo.

No me canso de decirlo. Necesitas enfoque, ideas, recursos… y tiempo.

Cuando tienes un pequeño emprendimiento sabes de qué te hablo cuando te digo que necesitas tiempo y otros recursos. Necesitas crear contenidos para visibilizar tu negocio en Internet, pero también mantener en marcha tu empresa con los asuntos operativos.

El ChatGPT puede ayudarte en parte con esa tarea. Y digo “en parte” porque no es un piloto automático. Más adelante te explicaré la razón.

Algunos de los contenidos que podrás crear con este chatbot son los siguientes:

  • Temas para un calendario editorial. Le puedes pedir ideas para cubrir los contenidos de un mes, por ejemplo.
  • Textos para redes sociales.
  • Artículos de blog.
  • Los puntos esenciales de determinado tema que debes tocar en un artículo.
  • La metadescripción para un artículo de blog (este es el breve texto que te muestra Google debajo de un enlace; por cierto, te entenderá mejor si le pides una “meta description”).
  • Emails.
  • Resúmenes.
  • Sugerencias de títulos optimizados para SEO (siglas de Search Engine Optimization, optimización para motores de búsqueda, en español).
  • Expandir textos (por si quieres hacer un post de Instagram a partir de lo que publicaste en una historia, por ejemplo).
  • Nuevos enfoques de contenidos ya publicados, ideal para cuando quieras reciclarlos.
  • Copies, sugerencias de diseño de anuncios y segmentaciones para campañas publicitarias en Meta Ads.
  • Creación de buyer personas (perfiles ficticios de tus clientes objetivo, pero basados en datos reales quye ya manejas en tu empresa).
  • Procesamiento de comentarios sobre temas o productos en redes sociales y mercados en línea (como Amazon o Mercado Libre), para extraer palabras y frases clave, tendencias e ideas de contenido para ese público.
  • Generación de emojis para tus copies en redes sociales. Parece un tontería, pero yo mismo he perdido tiempo haciendo una búsqueda manual.
  • Revisión de textos para mejorar la redacción (en especial cuando estamos atascados y no encontramos una solución a esa oración o párrafo que no se lee fluidamente.
Un ejemplo de cómo ChatGPT puede ayudar a estructurar artículos para blogs.
Una muestra de lo que generó el ChatGPT como sugerencia para estructurar este artículo.

Limitaciones del ChatGPT

Ahora voy a ponerme el traje del aguafiestas.

Lamento decirte que esta tecnología no es perfecta, aunque pueda dejarte la boca abierta con sus respuestas.

Te enumero algunas limitaciones y las precauciones que debes tener para producir contenido de calidad:

  • Lo primero que debes saber es que requiere de la supervisión de un humano. No puedes dejarla sola. La información que da a veces puede ser imprecisa e, incluso, falsa. Por eso te decía que no es como un piloto automático.
  • Aunque te parezca que produce textos extraordinarios, frecuentemente suele repetir palabras o escribir con vaguedad.
  • No puede resumir textos muy largos. Hice la prueba con uno de 8 mil palabras y generó un error. Me explicó que para extensiones como esas lo mejor es dividir en secciones lo que quieres resumir.
  • La precisión de los resultados (hasta donde lo permite) depende del prompt (instrucciones) que se haga. Entre más específico seas, mejores respuestas tendrás. No es lo mismo pedirle “escribe un post sobre redes sociales para publicar en Instagram” que “escribe un post para Instagram sobre qué es lo primero que debe hacer un pequeño negocio para tener una presencia coherente en redes sociales”.
  • Jamás el ChatGPT podrá reproducir el tono, el enfoque y la experiencia que solo tú puedes dar. Lo contrario es publicar textos impersonales, asépticos, que no emocionan.
  • Esta aplicación es excelente dando sugerencias de temas. No obstante, no olvides que los comentarios que te dejan tus clientes en redes sociales (tuyas y de la competencia), lo que buscan en Google, los correos que respondan, lo que te cuentan por teléfono o personalmente, siguen siendo fuentes poderosas para crear contenido que les resuelva sus problemas o satisfaga sus intereses.
Respuesta del ChatGPT al intentar resumir un texto muy largo (más de 8 mil palabras).
Esta fue la respuesta que me dio el ChatGPT al intentar resumir un texto muy largo.

Conclusiones

El ChatGPT es una tecnología disruptiva. Ya sabemos el cambio que está generando, pero aún no sabemos adónde nos llevará.

Sin embargo, debes verla como una herramienta más de trabajo, un apoyo para tus procesos de creación de contenidos. Por ahora, no es un sustituto del ser humano. Revisa el producto que te dé y dale tus toques finales.

En tus manos está usarla con estrategia, pero sobre todo con responsabilidad en beneficio de tu negocio.

¿Ya estás usando el ChatGPT? ¿Cuál ha sido tu experiencia?

6 consejos prácticos para crear contenidos que atraigan clientes a tu negocio

Por Moisés G. Hernández

Crear contenidos es la mayor dificultad de todos los que emprendemos en Internet.

“¿Y qué son los contenidos?”, tal vez te estés preguntando.

Los contenidos son todo lo que publicamos. Incluso los que no tienen una naturaleza profesional. Te lo explico así: las fotos de tus vacaciones en Instagram, el tutorial que viste en YouTube para aprender a saludar en inglés, el artículo de Wikipedia que leíste en estos días… todos esos son contenidos. Ah, incluso lo que producen los chatbots con inteligencia artificial son contenidos.

En Internet hay contenidos para todos los gustos. Hoy más que nunca. Y allí están tus potenciales clientes.

El punto es saber qué contenidos o información (porque al final de todo esto un contenido es información) debes crear para ese público.

No es una tarea sencilla. Las frases más frecuentes en torno a esa dificultad son estas: “No puedo conectar con ellos”, “Me cuesta crear contenidos”, “Los seguidores no son los adecuados”, “¿Qué puedo hacer para atraer clientes?”. Probablemente te identifiques con alguna de ellas.

A lo largo de este artículo, te daré algunas ideas para que las apliques en tu negocio.

Claves para crear contenidos valiosos para tus clientes

1- ¿Quién es tu audiencia o público objetivo?

Lo primero que debes saber es quiénes son esas personas a las que quieres atraer.

No se trata solo de qué edad tienen o dónde viven, sino cuáles son sus gustos, qué necesitan, cuáles son sus “dolores”.

Por ejemplo, si eres un inmigrante que acaba de montar un negocio de comida típica de tu país, tu público objetivo no solo lo componen tus paisanos, sino la gente que quiere conectarse con tu tierra a través de los sabores. Entonces, tu estrategia de contenidos debe girar en torno a la nostalgia, a los bonitos recuerdos que inspira esa comida que esa persona no ha vuelto a probar desde que vivía en tu país.

Es una buena práctica crear lo que en marketing digital llamamos buyer persona, es decir, uno o más personajes ficticios que reúnan todas las características de ese público. Así, tus contenidos estarán más “aterrizados” en la realidad del cliente al que quieres impactar.

Los contenidos son todo lo que publicamos. Incluso los que no tienen una naturaleza profesional.

2- ¿Qué pide tu público?

Este punto es similar al anterior. Teniendo en mente tu público, toca afinar tus sentidos. 

A diferencia de lo que ocurría décadas atrás, nosotros la tenemos “más fácil”. No hace falta pagar costosos estudios de mercado para encontrar lo que en el marketing digital llamamos “puntos de dolor”

Esos puntos de dolor o necesidades las puedes detectar en diferentes sitios. 

¿En dónde puedes conseguir esa información?

a- En Google

¿Adónde vamos cuando queremos saber algo? Exacto, a Google.

Apenas comienzas a escribir lo que quieres saber, desde el campo de búsqueda se despliega automáticamente lo que otros usuarios están buscando. Allí hay ideas.

b- En YouTube

Por si no lo sabías, después de Google (su empresa matriz), YouTube es el segundo buscador más grande del planeta. Sí, sigue siéndolo, aún con la popularidad de TikTok y los avances en los modelos de lenguaje natural.

Intenta buscar algo relacionado con lo que ofreces en tu negocio y YouTube te desplegará una lista de lo que busca la gente, tal como ocurre en el espacio de búsquedas de Google. 

También los comentarios que dejan los usuarios debajo de los videos son una mina para tus contenidos. Así conseguí ideas para escribir este artículo.

c- Usando estas herramientas

Hay herramientas gratuitas muy potentes que te pueden facilitar esta tarea.

Algunas de ellas son Answer The Public, Keyword Tool y Quora.

d- En redes sociales

En las redes sociales puedes conseguir ideas para crear contenidos.

Es interesante lo que ocurre en estas plataformas. Es como la energía, que se transforma. Un contenido como los comentarios que deja la gente en las publicaciones puede transformarse en otro contenido que las ayude a resolver su necesidad.

Retomando el ejemplo del principio, suponiendo que alguien escribe que le gustaría comer algo típico de su país, pero en versión vegana. No solo te está dando una idea para el menú que ofreces, sino que también una idea de contenido. Así, cuando quieras atraer clientes veganos a tu restaurante, pero que buscan sabores de su tierra, podrías crear publicaciones acerca de cómo haces para reproducir ese plato específico para veganos, e incluso, cómo lo pueden hacer en sus casas.

Busca esas “pepitas de oro” tanto en tus cuentas de redes sociales, como en las de tu competencia o similares.

e- Interacción diaria con tus clientes

Tanto en el cara a cara diario con tus clientes, como las interacciones por teléfono, e-mail o WhatsApp pueden surgir excelentes ideas de contenidos. Nunca lo olvides.

f- ChatGPT, Bing IA y similares

La inteligencia artificial es una potente aliada para buscar ideas y crear contenidos

Sólo tienes que aprender a preguntarle a estos chatbots para que te den la respuesta que necesitas.

Entre más específico y acotado seas, mejores resultados tendrás.

Guarda todas las ideas que consigas y se te ocurran en un archivo. Escoge la plataforma que mejor te sirva. Yo mantengo mi repositorio de ideas en una hoja de cálculo de Google que alimento regularmente. 

Busca tú la mejor manera de mantener esas ideas organizadas para tirar de ellas cuando tengas que planificar tu contenido mensual (lo veremos más adelante).

3- ¿Dónde está tu cliente?

Conocer a tu cliente también incluye saber dónde está.

Si tu cliente está en Instagram, es allí donde tiene que estar tu negocio. Nada harás con estar en LinkedIn, Twitter, TikTok o cualquier otra plataforma si allí no está tu cliente.

Otra cosa es que abras una cuenta en otras plataformas para reservar el nombre, por si en un futuro tu cliente llega ahí.

También conoce qué tipo de contenido consumen más tus clientes actuales y potenciales. ¿Les gusta leer? ¿Prefieren los videos o formatos como los reels de Instagram?

Todo esto debe ir de la mano con la naturaleza del negocio. Si tienes una librería, con toda seguridad a tus clientes no les costará leer ni le tendrán miedo a los textos largos. Pero si se trata de una tienda de artículos musicales, lo mejor será apostar por el video o el audio, pues necesitan ver y escuchar el instrumento que quieren comprar.

4- El ingrediente principal de todo contenido

El contenido debe ser útil para tu audiencia. Debe resolver su problema, educarlo e inspirarlo. También debe entretenerla, porque no todo es seriedad en la vida, ¿no?

Esa es una manera de ganarse su confianza.

Yo mismo como consumidor de contenidos de otros profesionales me he dado cuenta de ello. 

Gracias a la confianza que esos profesionales me han transmitido con el contenido que producen, yo les he comprado cursos; algunos de ellos significaron una inversión importante de dinero para mí. Me arriesgué a sacar mi tarjeta de crédito porque confié en ellos. Eso es un ejemplo de cómo se puede ganar la confianza de la gente en un medio digital. 

El contenido debe ser útil para tu audiencia. Debe resolver su problema, educarlo e inspirarlo.

5- ¿Cómo decirlo?

En Necesitas contenido te voy a repetir hasta el cansancio que las palabras son importantes.

Algunos le dan más importancia a la imagen, relegando las palabras, especialmente escritas, a un último lugar.

¿Cómo nos comunicamos los seres humanos? ¿No es a través de la palabra?

Por eso, quiero darte estos consejos:

– Escribe de forma coherente y sencilla, pero no vulgar ni con errores gramaticales o de ortografía. Siempre vas a necesitar textos, poco o mucho.

Si te cuesta esta parte, utiliza los correctores automáticos de los procesadores de texto, como Word o Google Docs. Cada vez están más avanzados. 

Apóyate también en gente que tiene esta habilidad más desarrollada que tú. Siempre es bueno pedirle a alguien que revise lo que has escrito

Una técnica que aplico yo cuando no tengo a nadie cerca que pueda revisar mis textos es leerlos en voz alta. No sabes lo efectivo que es esto.

Ahora es más fácil producir textos, gracias a los modelos de lenguaje natural de la inteligencia artificial. Sin embargo, no confíes ciegamente en todo lo que vomitan estos chats. No siempre es exacto. Así que usa esta tecnología con cabeza. Revisa y edita.

Además, otra desventaja, al menos al momento de publicar este artículo, es que por más sorprendente que sea ChatGPT y herramientas similares, no pueden escribir sobre tus experiencias y emociones.

– Habla naturalmente, en caso de que hagas un video. Sé tú mismo. 

– Comunica con honestidad.

– Habla o escribe como tu audiencia lo hace. Esto no significa que debas repetir errores de ortografía, gramática o palabras obscenas. Es ponerte en sus zapatos. 

Si tu negocio es un despacho de abogados y tu especialización es la resolución de litigios de divorcio, no compliques a la gente con términos legales que sólo tú entenderías. 

💡Te puede interesar: «Cómo usar ChatGPT para crear contenidos en tu negocio»

6- Elabora un calendario mensual de contenidos

Una vez que hayas definido los puntos anteriores, debes planificar el contenido según un calendario mensual.

Te sugiero que antes establezcas pilares de contenido, es decir, categorías generales en las que debes agrupar lo que quieres publicar. 

Por ejemplo, mis pilares de contenido son marketing de contenidos, community management, email marketing y marca personal. Son los temas sobre los que quiero hablar o en los que deben enmarcarse mis publicaciones.

Luego distribuye, según la frecuencia de publicación y redes que elegiste, los contenidos por cada una de las fechas y formatos (post, reel, tiktok, video en YouTube, etc.).

Ten en cuenta las fechas conmemorativas en el calendario, pero ¡ojo!, sólo las que tengan relevancia para tu negocio, tus clientes y tus valores. Si tu negocio es una panadería, nada haces publicando contenido sobre el día del piloto aeronáutico, por ejemplo. E incluso, si la fecha especial se corresponde con tu sector, agrega algo más que unas simples felicitaciones.

Cada publicación deberá tener un objetivo. Piensa en qué quieres lograr: ¿tráfico a tu web?, ¿interacciones?, ¿consultas por mensaje privado o WhatsApp?, ¿nuevos suscriptores a una newsletter?, etc.

Algunos ejemplos de creación de contenido por sectores

Antes de darte las siguientes ideas, quiero aclararte que cada caso es único y se necesita un análisis particular de la situación

Además, la estrategia de contenidos no es algo aislado, sino que debe responder a los objetivos del negocio y al plan de marketing. 

Por otro lado, debes saber que nada hacemos con buenos contenidos si después hay una mala atención al cliente

Aclarados esos puntos, pasemos a estas ideas generales:

Profesionales: contadores

  • Pasos para planificar estratégicamente un control presupuestario.
  • Diferencias entre activos y pasivos y por qué es fundamental conocer esto para no perder dinero.
  • Cómo llevar un control sencillo de las actividades financieras de un pequeño negocio. 

Alimentos: una panadería

  • Cómo hacemos el pan que tú comes. 
  • Ideas para conservar mejor el pan. 
  • Ideas de sándwich para un día de paseo. 

Belleza y cuidado personal: una peluquería

  • Cuidados para el cabello. 
  • Cortes según la forma del rostro y el tipo de cabello. 
  • Tendencias en coloración. 

Música: clases de guitarra

  • Cómo elegir tu primera guitarra.
  • Diferencias entre los tipos de guitarra: clásica, acústica y eléctrica.
  • Acordes básicos para dar tus primeros pasos en el instrumento.

Conclusiones

Crear contenidos es una tarea que puede ser abrumadora. Incluso para quienes trabajamos en esta área es una labor extenuante. No te voy a mentir.

No obstante, si tienes claro quién es tu público y cuáles son tus objetivos y sigues la metodología que te expliqué, el proceso marchará tan bien como un tren sobre sus rieles.

Si tienes alguna duda o idea que aportar, te espero en la sección de comentarios.

Cómo usar los emojis en los contenidos de tu negocio

Por Moisés G. Hernández

Hace rato que incorporamos los emojis a nuestra comunicación por redes sociales.

Tal vez lo raro sea ver un texto completamente libre de ellos.

Han cobrado tanta relevancia que los teléfonos celulares ya los traen por defecto en sus sistemas.

Pero ¿hasta qué punto es adecuado su uso, especialmente en contenidos de una empresa? Eso es lo que trataré de explicarte en este artículo.

Emojis y emoticonos

Primero, voy a hacer una aclaración.

Los emojis (también llamados emoyis, como adaptación de su pronunciación al español), son esos símbolos de colores que permiten expresar una emoción o un pensamiento prescindiendo de muchas palabras.

El emoji es distinto a un emoticono, pues el segundo está formado por signos ortográficos, por ejemplo, la clásica carita feliz :), mientras que esta “evolucionada” 😊 es un emoji. Y, realmente, el emoji fue un perfeccionamiento de los emoticonos, tanto, que podemos encontrar decenas de ellos para comunicar prácticamente cualquier cosa.

A favor y en contra

Aunque parezca trivial, el uso de estos simpáticos caracteres se torna polémico.

Investigando para escribir este artículo, me encontré con opiniones a favor y en contra.

Fernando Puentes Wasaff, un usuario de Quora (sitio web de preguntas y respuestas), dice: “Siento que los emoticones son como las groserías. Usadas esporádica y prudentemente y en un contexto preciso, pues están bien. Abusar de ellas molesta y altera el sentido de la comunicación”.

Por otra parte, la usuaria Yeseni Lorenza opina en esta misma web que usa muchos emojis porque es la manera en que la otra persona puede entender correctamente el mensaje, sobre todo si no existe tanta confianza.

¿Y qué piensan profesionales de la redacción como los copywriters? En una publicación que compartí en LinkedIn, algunos me dijeron que un buen copywriter no necesita insertar emojis, mientras que otros comentaron que solo los utilizan para “clasificar ítems”.

Entonces, ¿es bueno o no usarlos?

Dicho lo anterior, con los puntos a favor y en contra, busquemos una solución a este embrollo.

Lo primero que debes hacer es situarte en el contexto. Tal como te comenté al principio, este artículo trata del uso de estos símbolos en las comunicaciones digitales de una empresa, que bien pueden ser publicaciones en redes sociales, artículos en un blog, emails, etc. Sin embargo, no debes olvidar el tipo de negocio y el público al que te diriges.

En una publicación en redes sociales de una firma de abogados, por ejemplo, se vería poco serio el empleo de caritas y demás símbolos, pero no así en una cuenta cuyo tema sean los deportes.

Si tu público es joven, los emojis son mejor recibidos que si es uno compuesto de personas mayores de 50 o 60 años, por ejemplo.

Otra cosa que debes cuidar es el uso excesivo, pues los textos lucen recargados y pueden dificultar la lectura.

Asimismo, sigue las normas ortográficas para su escritura, y asegúrate de que los caracteres que vas a emplear sean correctamente interpretados, pues quizás los usuarios no lo entiendan de la misma manera (los significados pueden variar de una generación a otra).

Por último, mi consejo es que tengas una selección de emojis para las cuentas de redes sociales que gestionas. Podrías contemplarlo en un manual de estilo, de manera que mantengas estos elementos de la comunicación alineados con la marca.

Como ves, el tema parece sencillo, pero tiene sus aristas.

¿Qué ideas añadirías tú? ¿Cómo usas los emojis en los contenidos de tu negocio?